Sobre la Cura Fisiológica

Si has sido antigu@ alumn@ de Vicente Tormo Maicas o le has escuchado en alguna comunicación o congreso, sabrás que existe un punto de vista respecto al tratamiento de las lesiones cutáneas diferente a la archiconocida «Cura Húmeda» se trata de la “Cura Fisiológica”.

Existen varias diferencias entre la «Cura Húmeda» y la «Cura Fisiológica»:

  1. La “Cura Húmeda” defiende la aplicación de cierto tipo de productos, fundamentalmente apósitos e hidrogeles, para favorecer la homeostásis del proceso cicatricial manteniendo la humedad del lecho de una herida; por su parte la “Cura Fisiológica” se basa en aportar moléculas químicas que estimulen los receptores de membrana de los fibroblastos y queratinocitos, los verdaderos elementos histológicos que llevan a cabo el proceso cicatricial.
  2. La “Cura Húmeda” argumenta que el grado de humedad de una herida depende de la cantidad de agua que se aporte desde el exterior mediante la aplicación de apósitos e hidrogeles. La “Cura Fisiológica” argumenta que sólo existe un elemento capaz de mantener la humedad del entorno de una herida y se trata de la Matriz Extracelular, en concreto a los Glucosaminoglucanos que la conforman, destacando el Hialuronano como uno de sus componentes principales. Si la matriz extracelular no dispone de suficiente hialuronano todo el agua que se aporte sólo sirve para macerar la herida.
  3. La “Cura Húmeda” promueve la aplicación de apósitos e hidrogeles como el punto de partida para conseguir la cicatrización de una herida, dándoles la máxima importancia respecto al proceso cicatricial. La “Cura Fisiológica” explica que, ningún apósito o hidrogel puede cicatrizar una lesión ya que ninguno de sus componentes están presentes en el proceso biológico cicatricial, como mucho crearán un entorno favorable y no agresivo al proceso cicatricial, pero en el caso de hidrogeles e hidrocoloides esta suposición es más que dudosa. Lo único que se le puede pedir a un apósito es que no lesione el lecho y absorba la cantidad necesaria de exudado, nada más. Se deberán buscar las moléculas bioactivas necesarias en cada punto del proceso cicatricial para conseguir un resultado exitoso en el menor tiempo posible.
  4. Respecto a la «Cura Seca»: si el organismo tiene aproximadamente un 70% de agua no tiene sentido tal denominación.

Hay más diferencias entre ambos puntos de vista, si estás interesad@ en saber más te invitamos a que continúes visitando el blog.

También puedes encontrar más información en las publicaciones que hemos editado.