Nuevo artículo científico recomendado

Cutaneous scarring: Pathophysiology, molecular mechanisms, and scar reduction therapeutics Part II. Strategies to reduce scar formation after dermatologic procedures.
Tziotzios C, Profyris C, Sterling J. J Am Acad Dermatol. 2012 Jan;66(1):13-24; quiz 25-6. Review.

En este caso los autores, revisan las estrategias utilizadas para la reducción de cicatrices, tanto las que se usan de forma habitual como aquellas que están iniciando su andadura en la clínica práctica, apoyándose en las bases bioquímicas expuestas en la primera parte.

Como en el caso de la primera parte, dado que el texto es propiedad de ELSEVIER, no podemos detallar todos los aspectos del mismo, pero os ofrecemos un resumen que os animará a descargarlo en la primera ocasión que tengáis (es accesible desde cualquier ordenador conectado en la UVEG o desde vuestra VPN en casa).

En primer lugar, llama la atención la afirmación que aparece en los párrafos introductorios, donde se expone que existe un interés comercial limitado en la investigación dentro de este campo; esta aseveración se corresponde con la desmitificación en el artículo de varias actitudes terapéuticas implementadas en los último años y respaldadas por parte de la industria farmacéutica.

El artículo se divide en cuatro grandes apartados: actitudes clínicas para la prevención de cicatrices, estrategias no quirúrgicas para la reducción de cicatrices, el uso de cirugía, láser y radiación en el tratamiento de cicatrices y, por último, innovaciones médicas en este campo.

En el primer apartado se recomienda al profesional que quiera disminuir la aparición de cicatrices tras una actividad quirúrgica la identificación, en primer lugar, del riesgo de aparición de una cicatriz teniendo en cuenta tanto su localización (las hay más proclives a su desarrollo: lóbulo de la oreja, zona anterior del tórax, cualquier zona corporal en general en la que exista una prominencia ósea…) como la técnica de sutura (reducir la tensión intralesional, la inflamación, selección de monofilamentos y uso de la técnica intradérmica entre otras recomendaciones)

Respecto a las estrategias no quirúrgicas, destaca la desmitificación del uso de apósitos-láminas de silicona y los vendajes-mallas compresivas, así como de otros productos tópicos. Los autores no han encontrado estudios que avalen el uso de los mismos e incluso, existen meta-análisis que ponen de manifiesto los sesgos y deficiencias en aquellos que recomiendan su aplicación. En el caso de moléculas intralesionales se recomienda el uso de la triamcinolona, 5-fluorouracilo y Bleomicina, lógicamente los autores desarrollan los aspectos a tener en cuenta en su aplicación así como los posibles efectos adversos.

En lo referente a la cirugía, láser y radiación, se recomienda la criocirugía y, entre otros, el láser PDL (585 y 595 nm); desaconsejando el uso de radiación.

Para finalizar, cabe destacar el apartado de innovaciones médicas, donde se fundamenta el uso de moléculas como la Avotermina, o se pone de manifiesto la necesidad de estudios más amplios y controlados en el caso de moléculas como el tamoxifeno, la mitomicina C y la toxina botulínica A.

Realmente se trata de un artículo indispensable para aproximarse con objetividad y rigor científico al tratamiento de cicatrices.

Acerca de juroi

Iván Julián Rochina. Profesor responsable de la asignatura "Enfermería en la salud geronto-geriátrica". Codirector del "Máster de actualización en el conocimiento del proceso cicatricial y cura fisiológica. Heridas crónicas y pie diabético”
Esta entrada fue publicada en Artículo científico recomendado, Tratamientos biológicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 14 12 ?